5 de febrero de 2014

La importancia de llamarse ROD

Con el año nuevo llegan inevitablemente los nuevos propósitos, en ocasiones demasiado ambiciosos, en cualquier caso son nuevos y a todos nos gusta la sensación de estrenar; por qué no hacerlo con una nueva palabra dentro del océano de siglas en el que estamos inmersos. Ahí nos encontramos con un nuevo concepto: ROD (Return On Data). Para sacarle el mayor partido al ROD es necesario contemplar y manejar un gran número de conceptos. Entre ellos cabe destacar uno, ¿cómo cuantificar el valor de algo tan intangible como son los datos? Si no nos hallamos en disposición de medir los beneficios generados por los datos en relación con su potencial, no podremos realizar una medición óptima. Es un tema tan complejo que incluso se ha creado una nueva disciplina para contemplarlo, y se denomina Infonomics. No se puede obviar el hecho de que al final el ROD es una medida de la eficiencia de una organización en su capacidad para generar beneficios desde su inventario de datos. Representar dichos datos gráficamente puede ayudar en la toma de decisiones tan dispares como qué divisiones pueden ser cerradas o qué líneas de ingresos se pueden aprovechar más. Este “inventariado” de datos es una gran oportunidad para cualquier compañía, no sólo por su capacidad para crear valor, sino también porque su representación en un “dashboard” puede convertirse en una ventaja competitiva que posibilitará su mejor posicionamiento en el mercado actual. ¿Estamos listos para presentar el ROD?