15 de mayo de 2013

Modelo de Costes Doméstico vs Modelo de Costes de Empresa.


Hoy en día todos los CEOs y CIOs están tratando de encontrar un modelo de costes adecuado a su empresa o a su departamento. Algunos profesionales lo consideran clave para el futuro de su empresa y/o departamento.

Si queremos cuantificar los riesgos de nuestras empresas a nivel económico tendremos que cumplir con unos requisitos básicos en cuanto a costes se refiere.

En unas clases de inglés un profesor me dijo que utilizase lenguaje sencillo y eso precisamente es lo que debemos utilizar cuando nos referimos al modelo de costes.

Es muy curioso ver cómo olvidamos referencias básicas que un día nuestra madre nos enseñó:

  •           No gastar más de lo que se tiene. Es decir, ajustarse al presupuesto. A todos nos daban una paga para gastar al mes y tenías que planificar en qué gastar el dinero. Una empresa o un Departamento de TI es igual.
  •          Optimizar los recursos. ¿Estás seguro que necesitas comprar infraestructura nueva o puedes reutilizar la que tienes?. Claro ejemplo de la vida que nos enseñaron fue el intercambio de ropa entre hermanos. Deberíamos tener bien definido un proceso de Gestión de Capacidad coherente con los recursos que disponemos en la empresa.
  •         No comprar por comprar. A todos nos gusta tener un Ferrari, ¿pero realmente lo necesitamos?. Hay empresas que compran las mejores herramientas o infraestructura del mercado y ponen al frente de la gestión a una persona sin experiencia, por lo que la infraestructura o las herramientas al final son infrautilizadas.
  •          Realizar estudios de mercado. Como hacemos en casa estudiemos todos los elementos del mercado y asesorémonos antes de comprar nada. Si te vas a comprar unas botas de esquí ¿no te asesoras antes de realizar la inversión?.


Estos son algunos consejos que deberíamos tener en cuenta a la hora de realizar un Modelo de Costes, pero hay uno que deberemos utilizar con mayor frecuencia y es utilizar nuestro sentido común. Gestionemos las empresas o los departamentos de TI como si de nuestra propia economía doméstica se tratara, no solo optimizaremos en costes de TI, sino que lograremos que nuestra empresa sea más competitiva en el mercado.