9 de enero de 2013

El enfoque de gestión económica de los CIOs



Como casi todo, los CIOs se pueden dividir en dos grandes grupos: los que se preocupan de la gestión económica de sus actividades, y los que no se preocupan. Es obvio decir que los del segundo grupo tienden a durar poco en sus puestos, sobre todo en el actual entorno económico.

Considerando los CIOs que prestan atención a la gestión económica de las TI, mi experiencia es que también existen dos grandes enfoques principales para dicha gestión económica: por un lado están los CIOs que aplican un enfoque estratégico, de alto nivel, que incluso en este contexto podríamos calificar de “macro”: prestan atención a los grandes números (por tipo de servicio, o por departamento, etc.), obtienen ratios (respecto al número de personas, al número de peticiones de servicio, etc.), utilizan los benchmarks para tomar decisiones... pero en muchos casos no llegan a profundizar en los motivos por los que los números que manejan son así, las relaciones de bajo nivel que pueden existir entre ellos (ese jefe de departamento que trabaja siempre con el mismo proveedor, el número de licencias de un determinado software que no usa nadie pero que suman a los costes de mantenimiento de licencias...). Es decir, que su análisis puede ser no suficientemente profundo como para ser significativo.

Por otro lado están los CIOs que aplican un enfoque detallado, de bajo nivel, o “micro”: prestan atención a todos los componentes de su coste de IT, quieren tener desagregada cada partida hasta el último nivel de detalle, tienden a establecer autorizaciones para todo movimiento que implique un gasto o una inversión... pero precisamente ese enfoque minimalista muchas veces les impide darse cuenta de que se necesita un cambio estructural a la forma de llevar a cabo una actividad (hay que replantear completamente la gestión de proveedores, por ejemplo, y no ver cómo ahorrar en cada contrato individual), o que hay determinadas acciones que, consideradas en conjunto, no van en el mejor interés de la organización (cada proyecto individual puede estar contratado al proveedor más ventajoso económicamente... pero quizá pocos de esos proyectos finalizan satisfactoriamente en alcance, plazo, o incluso presupuesto). En estos casos “los árboles no dejan ver el bosque”.

Frente a estos dos grandes grupos, por supuesto también existen CIOs que aúnan las visiones macro y micro: manejan los grandes números, pero profundizan en las partidas con más volumen para comprender cómo mejorar su eficiencia económica, y dejan de lado las cosas relativamente pequeñas y en las que no se podrá conseguir nada de relevancia. Pero, de nuevo en mi experiencia, este grupo es claramente minoritario. Quizá las presiones del entorno ayudarán a que en el futuro esta situación vaya cambiando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario