29 de noviembre de 2012

Un entorno diferente, ¿y un nuevo enfoque del CFO?


En estos momentos delicados desde el punto de vista económico, los CFO (Chief Financial Officer) son una pieza fundamental en las organizaciones, y el liderazgo una de sus actitudes más valiosas para el adecuado desempeño de sus funciones en estos momentos de incertidumbre. En estos momentos en los que existe cierta incertidumbre en el entorno empresarial, que va desde la demanda de los clientes hasta la disposición de capital.

El CFO que conocemos como tal es responsable de la gestión de riesgos financieros en la organización, y de la planificación financiera. Pero, ¿qué consejos podríamos dar al ‘tradicional’ CFO de nuestra organización para que evolucione hacia un verdadero líder estratégico que vaya alineado con la propia evolución de la economía?

Entre otros, desde luego, estar alineado y dialogar de forma continua con el CEO, CIO y los gestores de determinadas áreas como son las de riesgos, recursos humanos, etc. Y por otra parte, saber explicar lo que hay detrás de los datos presentados, no sólo interpretarlos, aportando así un valor añadido.

Una de las actividades clave a llevar a cabo podría ser la de colaborar en lo que podría ser una de sus principales responsabilidades; esto es, ayudar al negocio a alcanzar los objetivos establecidos en la organización enfocados a los resultados de la misma.

La creciente inversión en acceso a la información


Como continuación a la anterior reflexión sobre la importancia de la información en la economía y en la buena trayectoria y perspectiva de las organizaciones, hace pocos días leía en un periódico digital que el gasto en tecnologías de la información crecería en 2013 un 1,4% con respecto a 2012 en la región de Europa, África y Oriente Medio (EMEA), de acuerdo a las previsiones de Gartner, para continuar creciendo hasta 2016.

Evidentemente ese incremento del gasto no se debe a otra cosa sino a las adquisiciones de dispositivos móviles, como es el caso de los teléfonos móviles y las tablets.

El aumento en el gasto en este tipo de dispositivos está relacionado entre otros factores con las facilidades de conectividad que éstos ofrecen en una sociedad que gira en torno a la información, cada vez con más fuerza. Esto pone de manifiesto la importancia que tiene en la evolución de la economía el acceso a la información, lo que viene a corroborar la creciente importancia y el papel crucial que representa la información en dicha economía.

28 de noviembre de 2012

La economía de la información


Seguro que muchas veces nos hemos preguntado por el efecto de la información en la toma de decisiones, y por lo tanto en la economía.

Esta cuestión no es para nada sencilla y conlleva la necesidad de un análisis medianamente complejo, y tampoco se trata de un concepto novedoso, ya que podemos señalar como referencia Machlup y el surgimiento de la sociedad del conocimiento y Porat y la sociedad de la información.

Una cosa desde luego sí que está clara, y es que una información mal gestionada puede traer repercusiones negativas para cualquier sociedad y por tanto, para cualquier organización, y generalmente lleva asociadas consecuencias económicas.

Pocas veces nos hemos parado a contemplar estos aspectos y a analizarlos, pero dentro de una organización disponer de un adecuado sistema de gestión de la información y el conocimiento puede llegar a ser crucial y suponer la ventaja competitiva. Sobre todo en organizaciones en las que dado el volumen o características de la información que maneja dicha organización, esa información y conocimiento se convierten en el activo clave para la buena marcha de la misma.

Y no sólo eso, sino que al ser así, y teniendo en cuenta la creciente evolución en la generación de información en la sociedad actual, dicha información acaba suponiendo una garantía de futuro para la organización.

22 de noviembre de 2012

El mundo real de las TIC y su ahorro de Costes.


Es curioso comprobar cómo estamos empeñados en utilizar las Tecnologías de la Información, esas que nos van a facilitar tanto la vida...

Pero aterricemos en la vida real y pongamos de ejemplo algunos casos que nos permitirán ahorrar en costes y otros en los que incurriremos en costes por una mala definición de procesos o por carecer de ellos.

Comencemos definiendo un catálogo de servicios, para que todo el mundo entienda qué es lo que hacemos y a qué nos dedicamos. Imaginemos (o sin imaginar tanto) que estamos trabajando en una empresa de telecomunicaciones y nos llama un usuario VIP solicitando nuestra contratación del servicio de taller para cambiar las ruedas del coche. La cara de nuestro CEO puede ser espectacular, pero la realidad es que su empresa no dispone de catálogo de servicios, por lo que estaría en la obligación de prestarle el servicio o perder su tiempo en explicarle que la empresa no se dedica a esos menesteres. Hoy en día tener a un CEO dedicado a estas funciones es un lujo muy caro, en cuanto a costes se refiere.

Definamos un proceso de gestión de incidencias basado en el catálogo de servicios, para evitar incurrir en los mismos errores que el caso anteriormente comentado. Identifiquemos de forma exhaustiva los niveles de escalado y los grupos asignados. ¿Cuántas llamadas reciben los administradores de sistemas del usuario final pidiéndoles que les configuren su Iphone personal? El administrador de sistemas en cuestión no se negará a configurarnos el Iphone personal, pero calculemos el coste que nos puede llegar a costar el configurar 300 teléfonos personales, teniendo en cuenta que mientras el administrador se dedica a configurar el teléfono personal, se cae el sistema de producción y dejamos de facturar.

Estos dos puntos tratados anteriormente son elementos clave para el ahorro de costes de TI; debemos asegurarnos de que están bien definidos, bien acotados y con una buena implementación y además debemos concienciar a la organización de las ventajas de utilizarlos como servicio a diario.

15 de noviembre de 2012

Consumerización, la nueva llave de ahorro de las TI

 Cuando ya parecían solucionados en gran medida los problemas de las TI gracias a la nube, aparece una nueva tendencia, que según Gartner, será la más significativa en los próximos 10 años. Hablamos de la “consumerización”, nacida de la actual tendencia a llevar al trabajo nuestros propios dispositivos: smartphones, tablets y pads. Las empresas que se están incorporando a esta nueva ola lo hacen mediante la aplicación de programas  BYOD (Bring-Your-Own-Device); es decir, no sólo permiten el uso de dispositivos propiedad del empleado, sino que además lo promueven y lo incentivan.
La “consumerización” es una tecnología fácil de usar y accesible desde cualquier lugar que permite que los usuarios trabajen desde y cuando quieran. Incluye además  otros conceptos como seguridad y protección de datos, gestión de aplicaciones y de dispositivos móviles, entre otros. También posibilita la compartición de datos corporativos de forma segura y confidencial, la protección de los datos sin importar su ubicación. Con todo ello se consigue reducir los costes en la inversión en dispositivos y en licencias de software; y lo que es más importante, incrementa la productividad del trabajador, siendo éste un factor clave, especialmente en las TI.
Una encuesta realizada por Forrester Consulting pone de manifiesto que un 40% de las empresas encuestadas afirman que el BYOD reduce los costes; en dicha encuesta se puede leer también que de todos los sectores de las empresas es precisamente el de TI el que más participa en el desarrollo de programas BYOD, en un 86%, frente por ejemplo a marketing que participa en un 12%.
Sin embargo a pesar de lo buena que nos pueda parecer esta idea, las empresas deben tomar una serie de medidas para reducir los posibles riesgos de seguridad, medidas que deberán ser aceptadas por todos los trabajadores. La pregunta que debemos hacernos es ¿estamos preparados para manejar esta nueva llave?