20 de septiembre de 2012

¿Cuantos zombies hay en tu CPD?

zombie

Estamos en tiempo de presupuestos. Ahora mismo, probablemente gran parte de los CIOs del país están barajando partidas, proyectos, contratos y licencias intentando hacerlos encajar en los ya recortados números pero eso si, sin dejar de dar esos altos niveles de servicios a los que tienen acostumbrados al negocio.

Parte de ese dinero va a parar a mantenimientos de hardware o licencias o bien a contratos de sourcing de operaciones, monitorización y administración y el principal cost-driver de este tipo de contratos es el volumen: volumen de máquinas, volumen de aplicaciones, volumen de entornos a operar… así que inmediatamente llegamos a la conclusión de que es tiempo de analizar volúmenes y de renegociar contratos.

Las preguntas que vuelan por el éter en forma de emails son cosas como ¿Cuántas máquinas virtuales tenemos en el CPD? ¿Cuántas licencias de servidor necesitamos? ¿Cuántas máquinas hay que monitorizar? y ante ese tipo de preguntas lógicamente las respuestas son frias, calculadas y en el mejor de los casos extraídas de la flamante CMDB que llevamos años montando: 640 máquinas virtuales, 10 cabinas de virtualización, 3Tb de disco en 2 cabinas de almacenamiento, 700 licencias de servidor, 30 de bases de datos…

Y la pregunta que yo quiero transmitir desde este humilde post es…

 ¿Y?

Si no hacemos nada, esos números seguirán subiendo imparables. Cada vez más servidores, cada vez más terabytes.

Aquí es donde toma importancia el ciclo de vida de los servicios y, por consiguiente, el ciclo de vida de las aplicaciones. Los CPDs están llenos de servidores que ejecutan aplicaciones que se debieron retirar hace años o que han sido ya sustituidas por otras nuevas y que en el momento de la transición se decidió “dejarlas vivas por si acaso durante un tiempo”… zombies que nadie reconoce, zombies que nadie recuerda, zombies que no paran de comerse tus recursos.

Al fabricante de software no le importa para qué usas tu licencia de servidor, al de hardware tampoco le importa si usas sus maquinitas, al vendedor del contrato de administración le gusta que tengas cuantos más juguetes mejor y al vendedor de monitorización le encanta que tengas cada vez más cosas que monitorizar.

El único que sufre del ataque zombie es tu presupuesto… asi que te vuelvo a hacer la pregunta:

¿Cuántos zombies hay en tu CPD?

17 de septiembre de 2012

Aportación de valor a las TIC.



El próximo 20 de septiembre se celebrará el evento CIOnet.

¿Qué es CIOnet?.

CIOnet es la red social europea de CIO, es una red exclusiva para CIO y directivos TIC de medianas y grandes empresas.

Uno de los objetivos principales de esta red es aportar  valor al mundo de las TIC.
Más de 200 directivos, la Comisión Europea, el Instituto de Empresa,  los altos Directivos de las empresas proveedoras más influyentes, ministerios, directivos de RRHH se reunirán durante un día para tratar temas de actualidad, intentarán responder a la pregunta de cómo ser el motor de cambio para la economía del país, entre otras muchas preguntas que surgen en este año de incertidumbre.

Según el informe que ha realizado Penteo y Esade sobre Las Tecnologías de la Información en la empresa española 2012, los CIO deben cumplir con las expectativas que les están pidiendo los CEO de forma urgente este año, como son: Evaluar la incorporación de tecnologías, priorizar las iniciativas, ser sensibles ante el coste de TI, tener un gobierno sólido, todo esto sin olvidar las necesidades reales del negocio.

Cloud Computing: ¿costes ocultos?



Todos somos conscientes de los beneficios que el cloud computing aporta a las empresas: variabilización de los costes para ajustarlos a la demanda, escalabilidad, menor riesgo de obsolescencia tecnológica, flexibilidad para el despliegue y retirada de servicios...

Por otro lado, también tenemos relativamente claros los principales problemas que genera el uso de cloud computing, y que en general giran alrededor de la disminución de la seguridad: falta de “propiedad” de los datos, riesgo de filtrado de los mismos, etc.


Sin embargo, existe un buen conjunto de elementos que, asociados a la operativa en cloud, conllevan un aumento de los costes de gestión para las empresas y sus departamentos de IT. Sin ser exhaustivos y teniendo claro que el futuro nos traerá tanto soluciones para algunos de ellos como nuevos desafíos, se pueden citar:


  • Complejidad de la vuelta atrás: Si hemos pasado a utilizar una aplicación SaaS para nuestra gestión comercial y queremos dejar de utilizarla, ¿es sencillo “recuperar” todos los datos para migrarlos a la nueva solución?

  • Complejidad en la gestión del mantenimiento: Las actividades de evolución y mantenimiento que llevan a cabo múltiples proveedores de SaaS, PaaS e IaaS, de forma completamente autónoma entre sí y respecto a la empresa, generan un coste adicional de supervisión para comprobar que las funcionalidades se mantienen, identificar cambios, nuevos problemas surgidos en las interfaces, etc.

  • La recuperación frente a desastres sigue siendo necesaria: Nuestro flamante proveedor de servicios en cloud puede tener problemas con sus equipos o con nuestros datos, como cualquier otra infraestructura; así que no dejemos de mantener y pagar una infraestructura redundante de equipos y datos...

  • Complejidad en auditorías y cumplimiento: Si las actividades de auditoría de datos y sistemas de información son complicadas sobre nuestra infraestructura, el lograr que una empresa certificadora, un auditor o una organización gubernamental verifique que cumplimos las regulaciones y normas adecuadas utilizando una (o muchas) solución cloud es mucho más costoso.

La tendencia hacia el cloud es probablemente imparable, y proporcionará muchas ventajas. Sin embargo, aspectos como los anteriores deben tenerse en cuenta para que las empresas no incurran en muchos más costes de los previstos o, en el peor de los casos, se encuentren con desagradables sorpresas respecto al soporte de sus procesos y sus negocios.

10 de septiembre de 2012

Innovando el Modelo de Negocio


Desde la introducción de las Tecnologías de la Información en el mundo empresarial hace ya décadas hasta el día de hoy, su participación e importancia en las organizaciones ha ido en aumento considerablemente.

Hace poco leía en un periódico sobre la estrategia que están adoptando algunas empresas fuera del sector TIC para afrontar los próximos años de actividad, desarrollando nuevas ideas y tomando como pilar fundamental y basándose en la innovación, con la consiguiente próxima contratación de profesionales de las Tecnologías de la Información para apostar por la misma y así colaborar en la consecución de los nuevos objetivos planteados en la empresa.

Esto es lo que podría verse como una respuesta a la globalización y a los grandes cambios que están ocurriendo en los diferentes mercados, con la intención de ‘reinventarse’ para crear un valor diferencial con respecto a empresas de la competencia.

La innovación puede verse, por tanto, no ya sólo como orientada al producto, sino también como partícipe de la reingeniería de los procesos de negocio, y la reconstrucción de nuevos mercados que cubran las necesidades de los consumidores que actualmente puedan no quedar cubiertas con las ofertas disponibles. Y en esa reestructuración y redefinición del modelo de negocios, así como en la definición de la estrategia competitiva, las TIC tienen mucho que aportar y mucho valor diferencial que generar…

5 de septiembre de 2012

Big Idea vs Big Data

Abstrayéndonos del tema de la crisis y pensando en el futuro de las empresas de TI deberíamos invertir tiempo, y por lo tanto dinero, en “Big Data”, ya que nos ayudará a aumentar nuestros beneficios y por lo tanto posicionará nuestra empresa en un lugar destacado en cuanto a beneficios obtenidos al finalizar el ejercicio. No sólo eso,  sino que además gracias a esta inversión nuestra empresa será candidata a figurar entre las pioneras o más emprendedoras del sector.
La información es un activo muy valioso para cualquier empresa y actualmente la cantidad de información a la que puede acceder, o que le llega, a una empresa es tan grande que necesita una forma de organizarla, analizarla, estudiarla; en definitiva necesita filtrar la información para aprovecharla. La introducción de las redes sociales en todos los campos hace que cambie el comportamiento de  usuarios, clientes, empleados, etc. Ese es el gran desafío al que se enfrenta hoy un CIO: invertir en Big Data. No se trata de tener la información sino de saber utilizarla para que sea beneficiosa para la empresa. Tecnología y negocio deberán estar alineados para depurar la información de valor a partir de la Big Data; por lo tanto el papel del área TI es fundamental.
Según las predicciones de Gartner para el 2015, el 85% de las empresas incluidas en la lista Fortune 500 no habrán hallado la forma adecuada de explotar las ventajas competitivas del Big Data. La solución podría estar en recurrir a profesionales especializados en analíticas (de nuevo el valor de las personas) y a herramientas de gestión tecnológica que permitan realizar un seguimiento en tiempo real, sistematización y análisis de fuentes de información cada vez más complejas y diversas.
Con la gestión de servicios TI y la nube, las compañías podrán usar herramientas como Big Data o Business Intelligence para mejorar su trabajo, tal como apunta el analista Holger Kisker. Según su estudio, un 38% de las compañías están planeando proyectos de Business Intelligence y SaaS antes de que finalice el año. Es tiempo de invertir en el futuro, y en lo que nos reportará un gran beneficio a largo plazo.