3 de octubre de 2012

La tendencia del sourcing

Desde hace unos años las compañías han empezado a buscar, como estrategia para sus departamentos de TI, soluciones a sus necesidades basadas en el sourcing, en cualquiera de sus modalidades, como una manera de acometer los procesos de TI y de provisionar sus servicios. De hecho surgieron nuevas empresas tecnológicas como escisión de los departamentos de TI de grandes compañías cuyos negocios eran distintos al del sector de las TIC y cuya primera área de negocio fue el sourcing de esas compañías de las que antes formaban parte.

Aunque el outsourcing TI no es la panacea de todos los males, pero sí es la solución a muchas y específicas necesidades. Las empresas no cuentan con todos los recursos tecnológicos que quisieran ni tienen acceso a las últimas tecnologías. Este es uno de los argumentos de peso que determina la relevancia de esta modalidad de servicio. Pero claro, transferir los profesionales a otra organización, y que de empleados pasen a ser suministradores, supone un cambio diametral. También supone un cambio cultural para toda la compañía y una transformación profunda en su forma de hacer las cosas. 

Top Procurement Priorities 2011–2014





El creciente énfasis en el control de costes que ha surgido de la reciente recesión en algunos casos ha acelerado la tendencia creciente hacia el sourcing de recursos o proceso.
Todos sabemos que el ahorro de costes encabeza la lista de prioridades  en la cabeza de un ejecutivo, según fuente de Ardent Partners Ltd.




Source: Ardent Partners Ltd., “CPO Rising 2011: Innovative Ideas for the Decade Ahead”

Sin embargo, en nuestro país, últimamente se está presentando justamente la situación a la inversa. Motivado por esa disminución considerable de los presupuestos de los departamentos de TI, servicios que se prestaban en modalidad de outsourcing, los CIO han cambiado la estrategia y están intentando asumir esa prestación con recursos internos de su empresa. Probablemente, la transición de asumir servicios con recursos propios es mucho más compleja que la de externalizar a un proveedor especializado. Requiere una reestructuración de los procesos internos y entre los riesgos existentes además del riesgo omnipresente de “la resistencia al cambio” puede llevar una considerable disminución de la calidad de los servicios provisionados por el departamento.

Mi experiencia me dice que a veces este tipo de estrategias de cambio, como la de cambio de proveedor, o la renuncia al outsourcing de recursos o servicios, motivadas exclusivamente por una reducción de los costes del departamento puede llevar a daños o a la materialización de riesgos con un mayor perjuicio en el negocio de la empresa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario