10 de agosto de 2012

Inversiones en la mejora continua aplicada a los recursos

Cuando se piensa en cómo mejorar pocas veces se dedica el tiempo suficiente a analizar cómo un cambio, en o de los recursos puede aumentar no solo el beneficio obtenido, sino también el buen ambiente en una organización.
Toda mejora se plantea en cuanto a los procesos (positivo y necesario), sin embargo no se realiza una presentación de cómo una modificación de las tareas de un recurso puede repercutir en el balance final. Por ejemplo, es importante que un coordinador sepa motivar e incentivar a sus equipos, pero si dicho equipo opina que no es ése el coordinador adecuado ¿no sería más positivo realizar una mejora cambiando dicho recurso? De la misma manera, si un empleado no está motivado existen muchas formas de motivarle, darle incentivos que no necesariamente sean económicos.  
El fin es obtener lo mejor de cada uno independientemente del puesto en el que se encuentre: cursos de formación, cambio de perfiles (gestor de proyectos ágiles, community manager, cloud broker, consultor analista de servicios energéticos, etc.), asignación de nuevas tareas,… Una persona motivada trabajará mejor y por lo tanto, aportará más a la empresa, por lo que el beneficio revertirá no sólo en él sino también en la empresa. Descubrir la pasión del empleado o tener su feedback puede ayudarnos; su talento nos aportará ideas que tras ser estudiadas pueden ser aptas para llevarse a cabo; supondrán un valor añadido sin coste adicional que puede colocar a nuestra empresa en un lugar privilegiado. Son los llamados “intraemprendedores”, aquellos cuyo talento puede ser explotado para introducir innovaciones en la organización; personas cuya motivación puede animar a otros empleados creando un ambiente positivo y fortaleciendo los equipos de trabajo. Los recursos son un activo a cuidar siempre, pero aún más ahora puesto que las inversiones están limitadas por la situación económica actual.
¿Se puede diseñar un plan de mejora continuo aplicado únicamente a los recursos? No un plan de formación, sino uno que abarque todo el organigrama empresarial y que cubra las necesidades tanto de la organización como las de los propios empleados.
Llevar una estrategia conocida por todos y estar alineados puede ser determinante para colocar a la empresa en una posición privilegiada en el mercado laboral. Y como parte de esa estrategia un buen plan para optimizar los recursos sería una buena opción, plan que se debería mejorar constantemente. ¿Merece la pena la inversión?

No hay comentarios:

Publicar un comentario