17 de agosto de 2012

El precio


Como todos sabemos, uno de los principales objetivos de las empresas, hoy en día, tanto del entorno público o privado, es reducir costes. Así que, los proveedores de servicios se están encontrando en todas las licitaciones de este año, que el criterio  preponderante para la valoración de las propuestas es el precio.
¿Y cuál es el resultado en muchos casos?, que por reducir una escasa cifra económica se tienen que asumir otra serie de costes, en algunos casos por falta de solvencia técnica o incompatibilidades de un nuevo proveedor o producto, que superan con creces los ahorros esperados.
Eso sin considerar que encuentras procesos de adjudicación de contratos donde un mismo servicio de un cliente figura en dos pliegos o RFPs distintas, es decir, el cliente está pagando dos veces por un mismo servicio.
Siempre ha existido un debate en el constatado GAP entre lo que obtiene el cliente y lo que espera el cliente, lo que han denominado como la “sorpresa del  cliente”, pero es que en algunos casos es bien difícil, saber qué se espera y por tanto afinar el presupuesto y ajustar los costes. Como publicaba en unos post anteriores Antonio del Valle, no hay mayor perjuicio, tanto para el cliente como para el proveedor, que una RFP genérica o con un alto grado de incertidumbre.
Planificar, analizar, diseñar y luego implementar y medir, en definitiva cumplir con todas las fases de la Gestión Financiera ayuda a esa tan deseada eficiencia económica. Tener  un buen y bien definido Plan financiero de TI (IT Financial Plan) y planes de mejora de proveedores de Servicios  (Supplier Service Improvement Plans) puede ahorrarnos muchos costes ocultos y evitarnos inversiones innecesarias. 

1 comentario:

  1. Aclararía que los planes y estudios deberían tener un nivel de detalle acorde a las metas y riesgos. Esfuerzo e inversión adecuada, pero en cualquier caso necesaria.

    Muy de acuerdo a lo comentado:
    por ahorrar incurrimos en nuevos riesgos que pueden costar más. Moraleja: analicemos y evaluemos consecuencias si no queremos sorpresas.

    ResponderEliminar