24 de junio de 2012

La profesionalidad en la gestión económica de las TI

No nos podemos engañar: las áreas de TI están casi completamente copadas por personas con formación técnica. Hay multitud de titulaciones, y cada cual tiene su propio perfil en cuanto a formación y experiencia, pero todos tienen en común un fuerte peso de la tecnología en su curriculum, y con algo de humor podríamos decir que una gran mayoría quedaría encuadrada dentro de lo que comúnmente se denomina friki.

Y esto, que no es necesariamente malo para las áreas de TI, quiere decir que hay otras tareas que deben desarrollarse dentro de un área de TI en las que los responsables de desempeñarlas puede que no tengan el perfil más adecuado.

Al menos de acuerdo a mi experiencia, esto es lo que ocurre en muchas ocasiones con los responsables de la gestión económica y financiera de las TI. Una posibilidad es que sean personas completamente ajenas a TI, que no pertenecen a su organización –el perfil típico es el de controller de las actividades TI-, y que suelen tener un relativamente bajo conocimiento de cómo funcionan las TI, fuera de lo puramente relacionado con costes o inversiones. La otra posibilidad es una persona de TI, con el perfil fuertemente técnico mencionado antes, pero con un conocimiento en muchos casos muy somero de la gestión económica de un área tan compleja como es TI. En cualquiera de los dos casos, lo que se tiene es un gran desacoplamiento entre la gestión técnica y la gestión económica de las TI, dando lugar a mucho trabajo de coordinación, supervisión o revisión de datos para las personas involucradas.

No siempre es así, desde luego. Pero muchas veces sí. Así que, en mi opinión, los responsables de TI de las empresas deberían esforzarse para dotar a su organización con personas que de partida tengan una formación de gestión económica pero con la flexibilidad y capacidad suficientes para aprender y comprender los aspectos técnicos de la gestión de TI. Por el contrario, pueden querer emplear a perfiles técnicos, pero en ese caso esas personas deben contar con verdadera vocación de desarrollar de forma muy considerable su vertiente de gestión económica. O, alternativamente, deben lograr que las personas ajenas a TI que lleven a cabo la supervisión económica del departamento comprendan de verdad su funcionamiento. En todos los casos, y a estas alturas, ya no es admisible la queja de que la gestión económica no entiende a las TI, o que el área de TI debe enfocarse en los aspectos técnicos y no en su repercusión económica. La responsabilidad del CIO es, también, lograr que esos dos importantes aspectos de su área de trabajo colaboren y se entiendan adecuadamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario