15 de junio de 2012

Ahorro real en IT

Seamos practicos: el Director General, el Director Financiero, conoce las posibilidades reales de ahorro en IT?

Hace unos dias participe como ponente en un taller que mostraba de que forma el ahorro de costes en las comunicaciones empresariales permite aumentar la eficiencia y la eficacia de los recursos de las organizaciones.
Es gratificante trasladar experiencias profesionales a terceros con el objetivo de compartir y aumentar conocimiento comun.

Tras una descripcion de los servicios, de los resultados, de las tendencias y de las mejoras obtenidas, llego el turno de las preguntas, del debate y del dialogo.
La mesa, con unos 25 asistentes estaba compuesta por Directores de IT y responsables de IT. La opinion general vino marcada por la evidencia de la incapacidad general en la gestion del cambio aunque ello suponga la imposibilidad de obtener elevados ahorros de costes de IT que repercuten posteriormente en el resto de la organización sumando valor a los servicios ofrecidos al usuario interno y al cliente.

Muchos de ellos ocupan, en la actualidad, puestos en grandes organizaciones, corporaciones empresariales, con peso en el mercado que responden a marcas consolidadas, pero la ineficacia de muchos quedo en evidencia. No solo ante el desconocimiento inicial del posible ahorro de costes demostrable si no ante componentes financieros que rodean la efectividad de las decisiones en TI y que cada vez con mayor frecuencia haran de ello dos unidades indivisibles: E+C: economia i tecnologia, como el concepto I+D.

Las direcciones generales, las direcciones financieras de estas empresas y de muchas otras, son grandes conocedores de la importancia en la reduccion de costes pero en cambio, son grandes desconocedores de la tecnologia y de las posibilidades de mejora que ofrecen. Sus habilidades en materia de IT no van mas alla de su experiencia como usuarios, algunos avanzados, otros principiantes.

En el momento que es necesario unir estos dos conceptos es cuando el panico se apodera de ellos y la imposibilidad de saber diferenciar entre las ventajas de una tecnologia respecto a otra condiciona, a menudo, la lenta o escasa toma de decisiones ante un cambio en el que no se aprecian mejoras y por tanto desisten de llevarlo a cabo.
Queda aun mucho por hacer.

Montserrat Labrandero
http://blogs-lectores.lavanguardia.com/comspambarcelona/mas-nubes-y-claros/

No hay comentarios:

Publicar un comentario